¿Qué es la Hipoacusia?

La Hipoacusia, también denominada pérdida de audición o sordera, es la pérdida parcial o pérdida total de la audición. La hipoacusia puede ser de nacimiento o posterior, causada por enfermedades.

La Hipoacusia se divide en dos categorías:

Hipoacusia conductiva: se presenta cuando el sonido no puede llegar al sistema auditivo interno. Esto puede suceder si hay un exceso de cerumen (cera en los oídos), lesión de la membrana del tímpano, infecciones del oído medio, y la otosclerosis. Estos casos actúan como barreras, evitando que los impulsos nerviosos eléctricos se transmitan al cerebro.

Hipoacusia neurosensorial: es cuando se presente un fallo nervio auditivo. Por lo tanto, incluso si las ondas o vibraciones del sonido llegan al oído interno (no hay ningún impedimento), se transforman en impulsos eléctricos al cerebro. Este tipo de pérdida es el resultado del daño del nervio auditivo. Dicho daño puede ser causado por el envejecimiento, ruido, efectos secundarios de los medicamentos, las infecciones virales, y otras causas.

Causas de la Hipoacusia

Las causas de la Hipoacusia pueden ser por diversas enfermedades o hábitos, pero las causas más comunes de la pérdida de audición son naturales, por envejecimiento y la exposición a ruidos fuertes. Dependiendo del tiempo de la persona está expuesta, puede tener una pérdida auditiva permanente.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo existen más de 360 millones de personas que padecen Hipoacusia discapacitante, lo que equivale a un 5% del total de la población mundial aproximadamente. De esta cantidad de personas que la padecen, 32 millones son niños.

Un alto porcentaje de estas personas no saben que tienen problemas de audición o no toman la iniciativa de buscar ayuda de un especialista. Entre el comienzo de la hipoacusia y la búsqueda de un tratamiento, los individuos toman un promedio de 5 a 7 años.

Veamos las principales causas:

Contaminación por Ruido (causa principal): Dependiendo del tiempo que la persona está expuesta, puede tener una pérdida auditiva permanente. En tipos de puestos de trabajo donde el ruido es una parte de la rutina normal del medio ambiente, como la construcción, el trabajo agrícola, o una fábrica, pueden provocar daños auditivos.

La exposición a ruidos explosivos, tales como armas de fuego y fuegos artificiales, puede causar pérdida de audición inmediata. Otras actividades recreativas con niveles peligrosamente altos de ruido incluyen al motociclismo o escuchar música a alto volumen. Los reproductores de MP3 pueden causar Hipoacusia permanente si se aumenta el volumen lo suficientemente alto como para enmascarar el sonido de otros ruidos fuertes, como una cortadora de césped.

– Envejecimiento (causa principal): El envejecimiento es la causa principal de la Hipoacusia. A través de los años puede dañar las células del oído interno.

– Hereditaria: La composición genética de una persona puede hacer que sea más susceptible al daño en el oído.

– Algunos medicamentos. Los medicamentos tales como antibióticos gentamicina y ciertos medicamentos de quimioterapia pueden dañar el oído interno. Efectos temporales en su audición, como tinnitus (zumbido) o pérdida de audición, pueden ocurrir si toma dosis muy altas de aspirina u otros analgésicos como medicamentos contra la malaria o diuréticos.

– Ciertas enfermedades: Las enfermedades que dan lugar a fiebre alta, tales como la meningitis, pueden dañar la cóclea.

Tratamientos para la Hipoacusia

La hipoacusia es tratada en base a las causas que la producen. Generalmente, aquellas personas que padecen de Hipoacusia Conductiva derivan en el uso de audífonos.

Actualmente se ha comenzado a utilizar un software llamado Hearing Guardian, que está diseñado para recuperar la sensibilidad auditiva de las personas que tienen hipoacusia leve a moderada. El programa cuenta con la particularidad de proteger sus oídos de los ruidos cotidianos fuertes y / o ruido excesivo, y de mejorar la sensibilidad auditiva. Esto es debido a su tecnología de condicionamiento del sonido que estimula las células ciliadas más dañadas de la cóclea.

Audífonos: Estos dispositivos sirven para aumentar el volumen de los sonidos que entran en el oído y ayudan a la persona a escuchar con más claridad. Los audífonos incluyen artículos tales como un micrófono, un amplificador, altavoz y una batería. A diferencia de los audífonos que se utilizaban años atrás, los actuales cuentan con un diseño pequeño y discreto y se pueden utilizar dentro del oído.

Los audífonos funcionan a través del micrófono, que es el que recoje el sonido y el amplificador lo aumento. También pueden distinguir entre el ruido de fondo y la conversación y ayudando, de forma selectiva, a escuchar una conversación.

Otros tratamientos para la Hipoacusia

Algunos pacientes pueden necesitar implantes en el oído medio también. Estos implantes se insertan en el oído con la ayuda de un procedimiento quirúrgico pequeño. Estos ayudan a la cadena de huesecillos para conducir los sonidos en el oído.

Los implantes cocleares son los implantes del oído interno que se pueden colocar dentro del oído mediante cirugía. Estos pueden ser usados en pacientes con Hipoacusia neurosensorial en ambos oídos. Los pacientes con sordera moderada a profunda necesitan aprender el lenguaje de signos o lectura de labios.

¿Cómo prevenir la Hipoacusia?

La prevención de la hipoacusia implica reducir riesgos, que incluye lo siguiente:

. Las infecciones del oído durante la infancia necesitan ser tratadas correctamente para que no conduzcan a la pérdida auditiva a largo plazo.

. Se debe evitar la acumulación de cera en el oído.

. Controlar que los niños no inserten nada en sus oídos, pero tampoco deben hacerlo los grandes. Se debe tener mucho cuidado al momento de la limpieza de oídos y el uso de hisopos o cualquier otro elemento punzante.

. Evitar escuchar música a volumen altos, también proteger los oídos en ambientes de trabajo con ruidos fuertes que provocan contaminación acústica (utilizar elementos de protección adecuados).

. Dado que ciertas infecciones virales pueden provocar hipoacusia, es recomendable que los niños estén vacunados contra el sarampión, paperas,  rubéola y demás infecciones.

. Evitar hacer actividades físicas con auriculares puestos, ya que el cambio en el flujo sanguíneo hace que las células ciliadas se vuelvan más sensibles al ruido.

. Usar tapones para los oídos en lugares ruidosos donde es inevitable asistir.

. Evitar medicamentos que tienen efectos secundarios que pueden perjudicar la audición (leer el prospecto).

. Controlar la presencia de tinnitus (zumbidos), dolor leve de vez en cuando en los oídos y otros síntomas característicos de la hipoacusia neurosensorial.

. Para evitar la pérdida prematura de la audición, realizar periódicas para comprobar el estado de su salud auditiva y recordar todos los días de estas recomendaciones con el fin de prolongar su audición en perfecto estado durante mucho tiempo.

Recomendaciones para prevenir la Hipoacusia conductiva:

. Debemos mantener nuestros oídos limpios, pero sin excedernos, porque la cera también tiene una función protectora.

. Evitar empujar el hisopo muy adentro del oído para no hacer daño a la membrana del tímpano, es preferible limpiar el oído externo con un algodón húmedo.

. Para prevenir la infección del oído externo – otitis-, aquellas personas que disfrutan de piscinas deben tratar de nadar en piscinas limpias y proteger sus oídos con un gorro de natación.

. Para prevenir la otitis media o infección del oído medio, común en bebés y niños pequeños, mantenerlos alejados de otros niños infectados.

. También es importante enseñarles a soplar correctamente su nariz sin fuerza excesiva. No fume, ya que hace que sea más susceptible a las enfermedades.

Recordar que lo mejor es estar atentos a las señales que pueden indicar una pérdida de la audición y recurrir a un especialista para que realice los controles pertinentes y determine el tratamiento a seguir.