Hipoacusia Neurosensorial

Causas, diagnóstico y tratamientos de la Hipoacusia Neurosensorial

La hipoacusia neurosensorial es causada por el daño a estas células especiales o las fibras nerviosas del oído interno. A veces la pérdida auditiva es causada por un daño en el nervio que transmite señales al cerebro. El oído interno contiene células ciliadas (terminaciones nerviosas), que transforman los sonidos en señales eléctricas. El nervio, luego de tomar estas señales, las envía al cerebro. La hipoacusia neurosensorial puede estar presente al nacer (congénita), más comúnmente debido a:
– Síndromes genéticos (que se conocen más de 400)
– Infecciones prenatales: son infecciones que la madre le transmite al bebé en el útero (toxoplasmosis, rubéola, herpes)

La hipoacusia neurosensorial puede presentarse en niños o adultos durante su vida como consecuencia de:

– Hipoacusia relacionada con la edad (presbiacusia)
– Enfermedad de los vasos sanguíneos (enfermedad vascular)
– Problemas inmunológicos
– Infecciones como la meningitis, paperas, el sarampión y la escarlatina
– Lesión
– Ruido o sonidos fuertes repentinos, o sonidos fuertes que duran mucho tiempo
– Enfermedad de Meniere
– Tumor, tal como neuroma acústico
– El uso de ciertos medicamentos
– Otosclerosis – enfermedad hereditaria que causa el crecimiento del hueso alrededor del oído medio, evitando las vibraciones cuando son estimuladas por el sonido

La hipoacusia neurosensorial también puede ocurrir como parte del proceso de nuestro envejecimiento. A partir de los 55 años, la capacidad auditiva puede comenzar a disminuir.
El grado de discapacidad auditiva aguda varía de persona a persona y, a menudo, está vinculada a la herencia genética, las condiciones anormales a la que el oído está expuesto durante toda la vida (ruido intenso, infecciones, etc …) o enfermedades generales, tales como la hipertensión y diabetes que también puede afectar el oído.
Y en algunos casos, la causa es desconocida.

La hipoacusia neurosensorial puede ser unilateral o bilateral, leve a profunda. Y puede ser clasificada en dos formas:

– Sensorial: cuando el oído interno se ve afectada
– Neural: cuando hay un deterioro del nervio auditivo o de sus vías hereditarias

Síntomas de la hipoacusia neurosensorial

Los problemas en el oído interno suelen causar dificultades para separar el habla del ruido externo, dificultad para oír los sonidos de alta frecuencia y la necesidad de repetir lo que se le dijo.

¿Cómo se diagnostica la hipoacusia neurosensorial?

El diagnóstico precoz es crucial para controlar y tratar la mayor parte de las causas de la hipoacusia.
El diagnóstico precoz es esencial para definir el tratamiento tan pronto como sea posible con miras a un mejor resultado final.
Normalmente, el otorrinolaringólogo hará una serie de preguntas para averiguar ver grado de hipoacusia que se presenta: como por ejemplo:

  • ¿Tiene dificultad para oír lo que se dice a su alrededor?
  • ¿Escucha la radio o la televisión a un volumen alto?
  • ¿Generalmente pide varias veces que le repitan lo dicho cuando le hablan?
  • ¿Ha tenido recientemente alguna infección en el oído?
  • ¿Tiene algún tipo de dolor?
  • ¿En su trabajo, estuvo o está expuesto a muchos ruidos o ruidos fuertes?

Además de examinar el oído del paciente, el otorrinolaringólogo, hará un exámen para determinar la capacidad auditiva del paciente, como la audiometría, que es necesaria para que se haga un diagnóstico preciso.

¿Cómo se trata la hipoacusia neurosensorial?

Cuando se diagnostica deterioro de la estructura del oído interno, la hipoacusia es casi siempre irreversible. Se estima que alrededor del 95% de los casos, el uso de audífonos es eficaz para reducir el impacto del problema.

En el caso de grave hipoacusia neurosensorial, la solución puede ser un implante coclear.

Hipoacusia Neurosensorial Bilateral

La Hipoacusia o sordera es un término genérico que se utiliza para definir la pérdida de audición. Las causas de la Hipoacusia debido a una lesión central (cerebro) son muy raros, por lo que la mayoría están relacionados con cambios en el oído.

La hipoacusia neurosensorial (que también se llama la sordera de percepción) se originan principalmente en el oído interno. Es necesario distinguir entre las causas genéticas y adquiridas.
Por último, dependiendo de la gravedad se clasifican en la hipoacusia leve, moderada, severa y profunda. La sordera total se llama cofosis.

Hipoacusia neurosensorial bilateral y unilateral

La hipoacusia puede afectar a un oído (hipoacusia unilateral) o simétricamente a los dos oídos (hipoacusia neurosensorial bilateral simétrica).
La hipoacusia neurosensorial bilateral también puede ser asimétrica, y es cuando afecta a un oído más que al otro. Los efectos sobre la percepción auditiva son diferentes: la hipoacusia bilateral es obviamente mucho más incapacitante que la hipoacusia unilateral.

Población con Hipoacusia neurosensorial

Uno de los tipos más comunes de hipoacusia es, justamente, la hipoacusia neurosensorial, que se produce cuando las células ciliadas del oído interno presentes dentro de la cóclea o los conductores nerviosos sufren algún deterioro, impidiendo que las señales de los oídos lleguen el cerebro.

Este tipo de pérdida auditiva puede dividirse en: hipoacusia neurosensorial bilateral o hipoacusia neurosensorial unilateral, y van desde grado leve a profundo.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2003), la hipoacusia afecta a cerca del 10% de la población mundial, que varía según el grado de desarrollo socio-económico y otros factores (estado nutricional, la ocupación, la cultura y el nivel de información sobre la prevención ). Según estimaciones de la OMS, este número debe estar alrededor de 15 millones, y de éstos, 350.000 no escuchan nada.

Aproximadamente el 0,1% de los niños nacen con hipoacusia severa y profunda (Norte y Downs, 1991). Este tipo de hipoacusia es lo suficientemente grave como para impedir el aprendizaje normal del lenguaje a través del sentido de audición.

Causas de Hipoacusia Neurosensorial Bilateral

Tanto la hipoacusia neurosensorial bilateral como unilateral pueden ser causadas por infecciones virales, laberintitis, daño a los nervios auditivos, ruidos, el uso de ciertos medicamentos o por correlación con enfermedades tales como:

PRENATAL
• Hereditaria: (sordera hereditaria monogénica, que puede ser una sordera aislada del oído interno por mecanismo recesivo o dominante, o un síndrome con sordera); y la sordera asociada con aberraciones cromosómicas;

• No hereditaria: causas exógenas, incluyendo infecciones maternas, rubéola, citomegalovirus, sífilis, herpes, toxoplasmosis; fármacos ototóxicos y otros factores como el alcoholismo materno; radiaciones (rayos X), diabetes materna y otras enfermedades graves.

PERINATAL
• La prematuridad y/o de bajo peso al nacer;
• Trauma del parto – factor traumático/factor de anóxico;
• Enfermedad hemolítica del recién nacido (ictericia grave del recién nacido);

POSTNATAL
• Infecciones – meningitis, encefalitis, paperas, sarampión;
• Los medicamentos ototóxicos;
• Pérdida auditiva inducida por ruido (PAIR);
• Traumas físicos que afectan el hueso temporal;
• Diabetes;
• Enfermedad de Meniere;
• Enfermedades autoinmunes del oído;
• Hipertensión;
• Infecciones del oído;
• Otosclerosis: enfermedad hereditaria que causa el crecimiento del hueso alrededor del oído medio;
• Tumores.

Diagnóstico de Hipoacusia Neurosensorial Bilateral

El diagnóstico de problemas de audición se realiza a partir de la evaluación médica y audiológica. En general, la primera duda en cuanto a la existencia de un trastorno auditivo en niños muy pequeños se lleva a cabo por la propia familia a partir de la observación de una ausencia de respuesta a los sonidos, comportamiento diferente a lo habitual (el niño es muy tranquilo, duerme mucho en cualquier medio ambiente, y no se asusta de los sonidos fuertes), y un poco más grande, no desarrolla el lenguaje.

La rehabilitación de la hipoacusia es importante para el proceso de inclusión social y económica del paciente, en las relaciones personales, en la vida cotidiana y en el mercado laboral. Cuánto más precoz sea la rehabilitación, mejores serán los resultados. El tipo de tratamiento varía según el tipo y el grado de hipoacusia.

Dentro de las posibilidades de tratamientos, se encuentran los audífonos, las cirugías y los implantes cocleares.

One Response

  1. Paola bocanegra

Deja un comentario